CHARLAS ONLINE

Más allá de la palabra y del discurso hay muchísimos recursos funcionales y adicionales para emocionar a las personas. A todos, por ejemplo, un estilo de música o una canción puede transportarnos a una época, a un momento o a una persona. Cuando la música nos gusta nos sentimos bien, predispuestos e inspirados. Lo mismo con un aroma, un sabor, un color y/o con una imagen. La idea es definir exactamente qué y cómo queremos comunicar, para poder armonizar e integrar todo en ese sentido y en ese espacio.


Victoria Peñaranda


Samiel Carolina